• facebook-ico
  • twitter-ico
  • googleplus-ico
  • linkedin-ico
  • youtube-ico
  • instagram-ico
  • pinterest-ico
969 257 168

Tratamiento de humedades

EL ORIGEN DE LAS HUMEDADES
Diagnosticar correctamente el tipo de humedades es el primer paso para encontrar una solución. Las humedades tienen su origen en tres causas principales que son la condensación (humedad ambiental), la capilaridad (humedad ascendente de suelo) o infiltraciones laterales (sótanos, bodegas, viviendas en semisótanos, garajes…).

APOLINAR COCERA S.L. ofrece soluciones a la humedad de forma definitiva y garantizada. Nuestros técnicos le ayudarán a identificar cuál de estos tipos de humedades afecta a las paredes y techos de su vivienda indicándole la solución más adecuada en cada caso para eliminarlas de forma permanente.

HUMEDADES POR CAPILARIDAD
Los muros de edificios y viviendas tienen una gran capacidad de absorción, que varía en través de una esponja. En este caso, los materiales que están en contacto con la tierra húmeda o el agua subterránea, permiten que ascienda a través de ellos, pudiendo alcanzar un metro y medio de altura. Esta agua al ascender se evapora e impregnan las paredes. Además, cuando un muro no puede almacenar más agua, comienzan a salir manchas negras y otros problemas derivados del exceso de humedad. Los problemas que se generan por este tipo de humedad son salitre y moho en las paredes, pintura y revestimientos que se caen, mayor consumo de calefacción por la humedad, cimientos y muros debilitados, sábanas y ropa húmeda, sensación de frio, etc.

HUMEDADES POR CONDENSACIÓN
Este tipo de humedades se producen cuando el exceso de vapor de agua existente en el ambiente de la vivienda se transforma en estado líquido. Este fenómeno aparece al estar el aire saturado de agua en estado gaseoso. El exceso de agua se deposita en los lugares más fríos de la estancia produciendo signos característicos como son la condensación en ventanas, paredes con humedades severas, etc.

Todo esto, acompañado por una ventilación deficiente, provoca daños y problemas, que a la larga pueden ser muy insalubres para las personas, así como para la casa.

Este exceso de agua en el ambiente termina depositándose en las superficies más frías de la estancia (paredes y esquinas en contacto con el exterior, cristales, espejos…).Una vez allí, en estado líquido o sólido, el agua produce una serie de molestas y antiestéticas manifestaciones asociadas con la condensación como son manchas de moho en paredes, ventanas y espejos empañados, mayor consumo de calefacción, sensación de frio, formación de pequeños charco en los suelos de la vivienda, malos olores, formación de hongos, deterioro de la estructura de su vivienda, etc.

HUMEDAD POR FILTRACIONES
El terreno sobre el que están construidos los edificios es la respuesta a esta pregunta, ya que puede contener una gran cantidad de agua, especialmente en zonas húmedas o durante los meses de lluvias abundantes. Si los muros del edificio no tienen una impermeabilización adecuada, el agua se filtra lentamente desde la tierra que hay al otro lado.

Las filtraciones laterales se producen a causa de la presión hidrostática ejercida por el agua. Ésta, ejerce una fuerza que actúa sobre el muro, haciendo que el agua vaya penetrando al interior a través de los poros y grietas existentes en los materiales.

Y este agua filtrada, va acompañada de sales minerales disueltas que provienen de la tierra exterior, que al alcanzar la zona interna de la vivienda, se depositan en las paredes formando manchas de salitre, que además de convertirse en un claro problema estético, aceleran la degradación de la estructura del edificio, poniendo en peligro la integridad del mismo y de los que allí habitan.


  • Reload
  • Reload